6 Beneficios de una comunidad de StartUps en tu industria

 En Emprendimiento, Emprendimiento Nacional, Entrevistas, Innovación, Negocios, Sin categoría, Tecnología

Por Félix Barros Co-Fundador de Fanear

El 2011 y después de titularme como Ing. en Diseño de Productos (UTFSM) comencé mi primera startup: “SonicPollen”, un sitio web para organizar eventos musicales, conectando oferta (músicos) y demanda (productores y locales). Se trataba de mi primera experiencia como emprendedor digital. En esa época trataba de participar en la mayor cantidad de meetups y conferencias de emprendimiento e innovación, como una forma de absorber conocimiento y lecciones que disminuyeran las posibilidades de fracaso debido a mi inexperiencia en el rubro, mientras también realizaba un Diplomado en Diseño Web para adquirir conocimientos técnicos.

Sin embargo la industria musical es una industria no tradicional y con muchas particularidades, y me costaba adquirir conocimiento relacionado a esta. Cuando asistí a Webprendedor 2011, Nico Orellana (Welcu) contó cómo nació Webprendedor. Básicamente, él viajó a Europa, se prendió con las conferencias tech de allá, volvió a Chile motivado con seguir participando en este tipo de eventos y comunidades, y al no encontrarse con ninguno lo tomó como oportunidad para iniciar Webprendedor. Inspirado en esa historia decidí formar una comunidad de emprendedores vinculados a la música, y así comenzó MUSTACH (Music Startups – Chile). Desde 2011 nos hemos reunido presencialmente una vez al año, y nos hemos mantenido en contacto permanente a través de las redes sociales. El 2015 rematamos con el Primer Demo Day de Startups Musicales de Chile, realizado en la Feria Pulsar (feria más grande de la industria musical en Chile), donde Musíglota se coronó como ganador.

Además de mis actividades como coordinador de MUSTACH, actualmente mi startup Fanear es una de las empresas fundadoras del gremio IMUVA (Industria Musical de Valparaíso), donde participo activamente ayudando a fomentar la industria local y vincularla con las políticas públicas.

En mi experiencia, formar una comunidad de startups en una industria específica permite:

  • Desarrollar redes y alianzas. Conocerás otros negocios que pueden complementarse al tuyo y que puede que tengan ese contacto clave que tanto te ha costado conseguir. Tras construir confianza, las posibilidades de concretar alianzas crecen y trabajando juntos podrás abarcar una mayor cuota de mercado.

  • Compartir problemas. Cada industria tiene desafíos en particular. ¿Cómo monetizar? ¿Cómo obtener financiamiento? ¿Cómo convencer al cliente de cambiar su forma de hacer las cosas? Cuando uno está muy sumergido en sus problemas es difícil ver las soluciones, pero alguien externo puede aportar la claridad necesaria para dar con un buen camino.

  • Adquirir conocimiento y datos de la industria. A quién no le ha pasado que tiene que postular a CORFO y le preguntan el tamaño del mercado. Este y otros datos específicos de una industria son difíciles de conseguir, pero participando en una comunidad se multiplican los datos, estudios e investigaciones disponibles.

  • Posicionar a la industria en el ecosistema. Si estás en una industria poco convencional, es muy posible que el ecosistema de emprendimiento no te considere un negocio atractivo. Al reunir varios negocios y exponer sus casos ante los actores del ecosistema (instituciones de apoyo, incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión) les abrirás los ojos en relación a la oportunidad que representa tu industria.

  • Tener representatividad. Si logras posicionar a la industria en el ecosistema, la comunidad será invitada a exponer los desafíos y necesidades de su industria en instancias de definiciones de políticas públicas, programas de fomento u otros.

  • Desarrollar proyectos colaborativos de fomento. Realizar un Demo Day, coordinar los esfuerzos de difusión en los medios, viajar a una feria de la industria en el extranjero, crear un gremio, presentar un proyecto a CORFO o una propuesta de ley en el congreso son iniciativas viables cuando ya existe una comunidad consolidada.

 

¿Qué necesitas para iniciar una comunidad en tu industria? Sólo las ganas. Hoy en día basta con crear grupos de discusión en Facebook, WhatsApp, Slack o LinkedIn, contactar e invitar a las startups del rubro, y organizar una reunión en un café o bar para dar el puntapié inicial.

 

Félix Barros es Director Ejecutivo y Co-fundador de Fanear Chile SpA. Coordinador de MUSTACH (Agrupación de Startups Musicales) y miembro activo de IMUVA (Industria Musical de Valparaíso).

Mensajes recomendados

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search